Menú
Menú
Cerrar

17 jul 2019

'El espejo', 'El laberinto' y 'Atrato'

TEA Tenerife Espacio de las Artes proyecta el miércoles [día 17], a las 19:00 horas, El espejo (Unión Soviética, 1975), de Andrei Tarkovski; El laberinto (Francia, 2018), de Laura Huertas Millán, y Atrato (Francia, 2014), de Marcos Ávila Forero. Estas películas forman parte del ciclo de cine Gonzalo González: desplazamientos, aperturas, miradas desde el cine, un ciclo que ofrece un recorrido de provocaciones y preguntas que invitan a dialogar con la exposición Estar aquí es todo. Las películas se pasan en versión original con subtítulos en español. La entrada a esta proyección es de acceso libre. Además esta proyección se podrá ver de manera simultánea en El Videoclub de TEA (por lo que la programación de El Videoclub se verá interrumpida con motivo de la celebración de este evento desde las 18:30 horas)

Continuar leyendo...

imagen

'El espejo', 'El laberinto' y 'Atrato'

desplazamientos / aperturas / límites / miradas / espacios

Las películas que conforman este ciclo -diseñado y coordinado por el profesor titular de Estudios Hispánicos y Estudios Visuales de la Universidad de Durham, Francisco-J. Hernández Adrián- representan un compendio o un atlas audiovisual de relaciones y complicidades afectivas que resuenan con diferentes aspectos de la obra de Gonzalo González.

desplazamientos / aperturas / límites / miradas / espacios

Las miradas del artista y del director de cine se construyen desplazando y viajando, y nos invitan también a desplazarnos, detenernos y reconocer el lugar familiar, nuevo o remoto. Este ciclo de largometrajes y cortos ofrece un recorrido de provocaciones y preguntas en torno a las nociones de desplazamiento, apertura, límite, mirada y espacio que invitan a dialogar con la exposición dedicada a Gonzalo González, Estar aquí es todo, en TEA Tenerife Espacio de las Artes, entre el 20 de junio y el 20 de octubre de 2019.

La idea de la apertura, fundamental en la fotografía y en el cine, aparece por todas partes en la obra de Gonzalo González como una larga y variada interrogación: ¿cómo miramos y qué buscamos encontrar cuando nos acercamos sensorialmente al mundo y a la vida íntima de los objetos? ¿Cómo se abre o cierra el campo de nuestra percepción de estar aquí cuando vemos y sentimos a través del arte? La obra de Gonzalo González nos plantea estas preguntas para que participemos en una conversación libre y experimental con otras formas artísticas, otras maneras de mirar y otras tecnologías de la imagen.

imagen

En este ciclo se establecen relatos de continuidad y discontinuidad que se hilan en torno a una trama mínima: un bastidor donde se cruzan los ecos de la memoria de Gonzalo González, que en los años 70 y 80 investigaba con el cine (el gran cine de autor de la pantalla grande, con frecuencia en blanco y negro) algunos de los conceptos que atravesarían amplias zonas de su obra hasta quedar reflejados en Estar aquí es todo. La mirada, el desplazamiento, los espacios y territorios del mundo, la apertura, el límite, el corte o la intervención del corte sobre la imagen siempre inestable de diversas tradiciones artísticas entran en juego en los contextos audiovisuales que propone este ciclo.

En dos películas que marcaron particularmente a Gonzalo González – Ordet (La Palabra) (1955) de Carl Theodor Dreyer y El espejo (1975) de Andrei Tarkovski – el estilo (herramienta punzante) consiste en una práctica de escisión y construcción de enclaves materiales y espacios sonoros que desplazan, reduciéndolos o amplificándolos, la mirada, el repertorio de las experiencias sensoriales, la escucha y la voz del artista-director que trabaja y sueña haciendo arte, como en un desvelo cargado de visiones. Los demás largometrajes y cortometrajes de este ciclo representan un compendio o un atlas audivisual de relaciones y complicidades afectivas, acuáticas y litorales que resuenan con diferentes aspectos de la obra de Gonzalo González.

'El espejo', 'El laberinto' y 'Atrato'

Estas películas incitan al viaje y a la meditación sobre las relaciones entre espacios, comunidades y memorias que se sitúan de manera precaria a través de diferentes espaciotiempos, medioambientes y atmósferas sensoriales. La inmersión en experiencias sensoriales afectivamente distantes responde en parte al profundo interés de Gonzalo González por las prácticas artísticas de Asia. Dos películas del ciclo transcurrent en una isla minúscula y en una playa de surferos en Japón. Otras proyecciones nos desplazan a parajes fluviales de la costa del Pacífico y el interior sudamericanos. Y a contextos cercanos e inquietantes, como el de la batalla contra los excesos del turismo y los intereses corporativos en Venecia. A través de sus diferentes escalas y velocidades, géneros y atmósferas, todas estas películas nos permiten avanzar hacia la orilla en constante y reflexiva transformación de la obra de Gonzalo González: “estar aquí es todo”.

El espejo, Andrei Tarkovski, Unión Soviética, 1975 (106 mins)

El Laberinto, Laura Huertas Millán, Francia, 2018 (21 mins)

Atrato, Marcos Ávila Forero, Francia, 2014 (6 mins)

El espejo, del director ruso Andrei Tarkovski, narra la vida de Alexei en diferentes etapas de la Unión Soviética a lo largo de la primera mitad del siglo XX y de la Guerra Fría. Estamos en un mundo de transmutaciones espaciales, encuentros y pérdidas, recuerdos e intensidades que se conectan íntimamente a través de la perspectiva del narrador o director, como en un álbum privado de fotografías cargadas de anécdotas. Gonzalo González seleccionó esta película del exorbitante Tarkovski para expresar una verdad no menos íntima sobre su propio oficio, travesías y recuerdos.

En otro extremo de las culturas mediáticas del Sur Global, desplazada de nuevo hacia Colombia, Laura Huertas Millán explora en una obra reciente, El Laberinto, las siniestras combinaciones entre narración biográfica y documental, imaginario tropical e interferencias de las telenovelas norteamericanas, mirada etnográfica y apertura lúdica y sensorial. Se trata de una densa composición cuya sofisticada ingeniería audiovisual nos corresponde percibir e interpretar, como cómplices del proceso de creación/destrucción de sentidos en el cine y en el arte, sin cinismo y sin tranparencia.

Atrato es una breve y memorable obra audiovisual del artista colombiano-francés Marcos Ávila Forero que registra un proceso de creación hidroaudiovisual en una ribera del río Atrato, en el Departamento del Chocó, un espacio culturalmente autónomo y emblemático de la costa del Pacífico afrocolombiano. A través del sonido y de la performance, este contrometraje se acerca a otras maneras de habitar sensorialmente los espacios: los miembros de la comunidad, transformados en instrumentos membranófonos, rememoran y narran desde el agua.

[Texto de Francisco-J. Hernández Adrián, Durham University]

'El espejo', 'El laberinto' y 'Atrato'

INFORMACIÓN Y HORARIO:

Salón de Actos consulta el mapa

17 jul 2019

19:00 horas

Tlf: 922 849 090

actividades.tea@tenerife.es

Descargar programa completo aquí (0.5MB)

regresar al listado de actividades

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y permanece siempre informado de todo lo que acontece en TEA

Para mejorar tu experiencia con TEA Tenerife Espacio de las Artes, elige los temas que más te interesen

En este sitio web usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.cerrar