Menu
Menú
Cerrar

Muchas formas para un final

18 jun 2024

En este episodio de Onda Corta traemos en conversación a María Laura Benavente y Lucía Dorta Abad coordinadoras hasta 2024 de Onda Corta Laboratorio de Documentación de TEA Tenerife Espació de las Artes.

Onda Corta es un programa público que surge bajo la dirección artística de Gilberto Gonzáles y su propuesta “Principio de incertidumbre” como un programa interno que mantenga comunicación con proyectos colectivos autónomos, una interlocución con un “espacio exterior”, centrada en la edición y la publicación experimental a través de una línea editorial de impresión risográfica y una plataforma radiofónica.

“Muchas formas para un final” se plantea como una conversación que pone nombre y aúna la línea de pensamiento que se ha construido a través de los cinco años del programa, aterrizando la experimentación como proceso de aprendizaje:

“Aterrizar las ideas sobre el papel puede convertirlas en una manera de asirlas, de hacerlas tangibles. Sostenerlas de manera física en una publicación puede hacer que nuestras reflexiones concreten aquello en lo que podemos ponernos de acuerdo y tratar así de intuir el porvenir. Pensamos el museo desde el centro y sus colecciones, las relaciones de la ciudadanía con lo que se muestra y como se muestra, tratando de ampliar las representaciones que allí se ubican.

Onda Corta ha trabajado fundamentalmente atendiendo al Centro de Documentación y la Biblioteca de Arte de TEA Tenerife Espacio de las Artes prestando atención a los procesos de catalogación, inventariado, archivo o conservación.

Tratando de entender la Biblioteca de Arte, nos preocupaba romper con la lógica donde las estanterías también se convierten en peanas que sostienen el conocimiento y activarla como dispositivo que esté abierto a la manipulación. En un museo el cuerpo es aséptico respondiendo de manera ritualista a desaparecer para sólo mirar las imágenes que este te presenta, con distancia. En las bibliotecas no sólo tu cuerpo no tiene que ser borrado del espacio, sino que además los libros son imagen-objeto esperando a ser activados.

El uso deja las huellas del cuerpo en las bibliotecas desordenándolas y ordenándolas de otras maneras, reorganizando las jerarquías de saberes, parasitando. Como caballos de Troya, consigue ensancharlas haciéndolas cada vez más porosas a otras experiencias de vida dejando testigos en los libros de que, en algún momento de la historia, nosotras también estuvimos aquí. Se convierte así, el espacio de la biblioteca como un espacio seguro y accesible de intercambio donde se de el lugar para el diálogo y la reflexión que el resto del museo no permite”.

 

regresar al listado de podcasts
imagen