Menu
Menú
Cerrar
Más info

29 sep 2023 > 21 abr 2024

Insolación

TEA Tenerife Espacio de las Artes expone Insolación, curada por Gilberto González, director artístico de TEA. La muestra, que es de entrada libre, podrá visitarse en este centro de arte hasta el 21 de abril, de martes a domingo, de 10:00 a 20:00 horas.

Soy un ápice de las cosas cumplidas y contengo las cosas que serán
Walt Whitman Hojas de Hierba 1855
Traducción de Jorge Luís Borge

El apocalipsis ha sido ampliamente tratado en la historia del arte. La catástrofe, la gran catástrofe, como acto definitivo y final, se ha representado de múltiples formas. De naturaleza híbrida, la imagen y el verbo se nutren de la ciencia ficción y la religión para tomar formas fascinantes. Cuando Simone Weil hablaba de la Revolución Francesa, lo hacía como la escenificación de un cambio irreversible, que, sin embargo, se habría producido ya tiempo atrás. Quizá el último pensamiento de Luis XVI antes de rodar su cabeza fue “cómo no lo vi venir”. Cada una de los cambios históricos que reconocemos como catárticos fue para muchos un fin del mundo. Asistimos cada día al epílogo de un final que se escribe de manera rutinaria y silenciosa. No sabemos ver cómo de forma eficiente y metódica, entre todos, instalamos la traca final, encerrados como pequeños monarcas en nuestra pompa y circunstancias individuales.

Seguir leyendo...

Fechas: 29/09/2023 > 21/04/2024

Ubicación: Sala B (Planta 0) consulta el mapa

Martes a domingo de 10.00 a 20.00 h
Lunes cerrado, excepto festivo

14

José Martín, Sin título (1977). Colección TEA Tenerife Espacio de las Artes, Cabildo Insular de Tenerife.

José Martín, Sin título (1977). Colección TEA Tenerife Espacio de las Artes, Cabildo Insular de Tenerife.

Sofía Bassi, José Martín, Raimond Chaves, Gilda Mantilla, Beatriz Santiago Muñoz y Ester Partegàs

Fotografía de María Laura Benavente

Fotografía de María Laura Benavente

Fotografía de María Laura Benavente

Fotografía de María Laura Benavente

24

Fotografía de María Laura Benavente

Fotografía de María Laura Benavente

Sonja Braas, Forces #4 (2003), Colección TEA Tenerife Espacio de las Artes, Cabildo Insular de Tenerife.

Sonja Braas, Forces #4 (2003),  Colección TEA Tenerife Espacio de las Artes, Cabildo Insular de Tenerife.

Fotografía de María Laura Benavente

Fotografía de María Laura Benavente

34

44

Cerrar

Fechas: 29/09/2023 > 21/04/2024

Ubicación: Sala B (Planta 0) consulta el mapa

De martes a domingo, de 10:00 a 20:00 horas

Mixto

29 sep 2023 > 21 abr 2024

Insolación

Sofía Bassi, José Martín, Raimond Chaves, Gilda Mantilla, Beatriz Santiago Muñoz y Ester Partegàs

TEA Tenerife Espacio de las Artes expone Insolación, curada por Gilberto González, director artístico de TEA. La muestra, que es de entrada libre, podrá visitarse en este centro de arte hasta el 21 de abril, de martes a domingo, de 10:00 a 20:00 horas.

Soy un ápice de las cosas cumplidas y contengo las cosas que serán
Walt Whitman Hojas de Hierba 1855
Traducción de Jorge Luís Borge

El apocalipsis ha sido ampliamente tratado en la historia del arte. La catástrofe, la gran catástrofe, como acto definitivo y final, se ha representado de múltiples formas. De naturaleza híbrida, la imagen y el verbo se nutren de la ciencia ficción y la religión para tomar formas fascinantes. Cuando Simone Weil hablaba de la Revolución Francesa, lo hacía como la escenificación de un cambio irreversible, que, sin embargo, se habría producido ya tiempo atrás. Quizá el último pensamiento de Luis XVI antes de rodar su cabeza fue “cómo no lo vi venir”. Cada una de los cambios históricos que reconocemos como catárticos fue para muchos un fin del mundo. Asistimos cada día al epílogo de un final que se escribe de manera rutinaria y silenciosa. No sabemos ver cómo de forma eficiente y metódica, entre todos, instalamos la traca final, encerrados como pequeños monarcas en nuestra pompa y circunstancias individuales.

Las dos entrevistas que pueden verse aquí (también fácilmente en youtube), la de Clarice Lispector y la realizada a Pier Paolo Passolini, son actos finales. Lo son porque ahora sabemos, salvo que algún archivo lo desmienta, que fueron las últimas que ambos ofrecieron. Así no podemos dejar de dar un significado trascendente a toda y cada una de las palabras. Cada preposición y sustantivo, cada silencio, parecen guardar múltiples significados. Sin embargo, aun desposeyéndolas de ese halo, hemos de reconocer un carácter visionario en cuanto que evidencian un estado de amargura, sí, pero también de claridad mental en un tiempo que les resultaba turbio.

Todo indica que ellos, a diferencia del rey francés, si presentían un fin. Los fieles admiradores quizá no quieran –queramos- verlo, pero ambas podrían leerse como reaccionarias. Esa posición no proviene de una incapacidad para entender un nuevo mundo, ni de una defensa del viejo orden, es más bien una total falta de creencia en la posibilidad de cambio. Pasolini ve el Mayo del 68 como una mera operación estética que no modifica lo esencial y reafirma nuevas formas de control. Lispector habla desde la ausencia de vanidad de quien ni puede ni quiere hacer ya un esfuerzo para entender incluso su propio trabajo. Estoy medio cansada ¿de qué? de mi misma.

Como culparlas si el tiempo parece darles la razón. Hacen evidente que habitamos una ruina que reacondicionamos una y otra vez de modo tal que somos incapaces de percibirlas. Al preguntarle a Beatriz Santiago sobre Marché Salomón (que puede verse en la segunda sala) y la innegable belleza de esta película que transcurre en un Puerto Príncipe exhausto, nos indica “Haití no vive en el pasado, vive en el presente, es el lugar hacia el que vamos el resto”.

El título de esta exposición proviene de dos novelas que comparten título, una de Carmen Laforet (1963) y otra de Emilia Pardo Bazán (1889). En ambas el sol, siempre presente, desencadena una serie de incidentes aparentemente triviales que acaban por cambiar la vida de los personajes principales, mientras el resto, parece mantenerse inmutable, vigilante ante cualquier incorrección frente a la norma. Martín y Asís Taboada, respectivamente, navegan en una realidad que les aturde y agota frente a la que ya no pueden mantenerse en guardia, lo que hace evidente la ruina como contexto. Los pintores José Martín (1922-1996) y Sofía Bassi (1913-1998) parecen revelar ese mundo en colapso, probablemente porque sus propias experiencias personales que los relegan a los márgenes, conforman unos relatos que son ajenos a la historia del arte.

Ni naif, ni surrealista son categorías válidas para acoger visiones que, de forma consciente, sólo pueden ver el mundo de forma grotesca. De ahí el interés en el trabajo de Sonja Brass, Esther Partegàs, y Raimond Chaves, pues inciden en la imagen como una sedimentación de muchas otras, un cúmulo sin fin. La primera porque al ficcionar la fotografía, desmonta ya la posibilidad de la naturaleza como un opuesto. En el caso de Partegàs y Raimond Chaves, porque cuando ya es evidente que todo es una ruina, entendemos que quizá todo es el monumento a un tiempo que concluye.

(Texto: Gilberto González)