Menu
Menú
Cerrar
Más info

20 oct 2010 > 06 ene 2011

'El silencio de los objetos. Escenografías para el silencio'

En esta segunda sección de El silencio de los objetos la mirada se acota bajo el título de Escenografías para el silencio, incorporando una muestra de obras procedentes de la Colección Ordóñez-Falcón de Fotografía. Con esta nueva mirada el tema expositivo se traslada al ámbito de los volúmenes, construcciones y espacios arquitectónicos a la manera de grandes naturalezas muertas en las que confluye un silencio inusitado y casi sepulcral. A través de este recorrido se perciben algunos de los cambios experimentados por la fotografía objetiva hacia planteamientos con renovados aires de actualidad.

Si los trabajos del multidisciplinar Dan Graham conducen nuestra mirada hasta la repetición minimalista de la ordenación urbana, los interiores de Thomas Ruff y de Stephen Shore funcionan como depósitos de la memoria. Las obras asépticas de Thomas Struth, así como las de Evelyn Hofer, Hanna Collins, Najjar y Martí Ansón nos hablan de la ciudad como lugar para la convivencia. María Zárraga, Oliver Boberg y Jorge Ribalta se recrean en la composición de escenarios artificiales para hablarnos de la realidad como mera ficción. Asimismo, las escultóricas obras de Jocelyne Alloucherie y Humberto Rivas vuelven ostensible la elocuencia del silencio: sus fotografías de edificios fantasmas exploran paisajes muy a menudo en el límite de lo visible, como si se tratara de extrañas apariciones o intuiciones captadas por el objetivo de la cámara en ese preciso instante en el que existencia e inexistencia se dan la mano. Las fotografías de Candida Höffer, Korfmann y Sergio Belinchón nos invitan a penetrar en el interior del propio espacio museístico. Se trata de piezas exquisitas, ordenadas, armoniosas, especialmente contemplativas, como la composición del espacio y la atmósfera que el propio museo es capaz de crear.

Seguir leyendo...

Fechas: 20/10/2010 > 06/01/2011

Ubicación: Sala B (Planta 0) consulta el mapa

Martes a viernes de 12.00 a 20.00 h
Sábados, domingos y festivos de 10.00 a 20.00 h
Lunes cerrado, excepto festivo

Cartel (0.16MB)

Tríptico (0.96MB)

14

Colectiva

24

34

44

Cerrar

Fechas: 20/10/2010 > 06/01/2011

Ubicación: Sala B (Planta 0) consulta el mapa

Martes a viernes de 12.00 a 20.00 h
Sábados, domingos y festivos de 10.00 a 20.00 h
Lunes cerrado, excepto festivo

20 oct 2010 > 06 ene 2011

'El silencio de los objetos. Escenografías para el silencio'

Colectiva

En esta segunda sección de El silencio de los objetos la mirada se acota bajo el título de Escenografías para el silencio, incorporando una muestra de obras procedentes de la Colección Ordóñez-Falcón de Fotografía. Con esta nueva mirada el tema expositivo se traslada al ámbito de los volúmenes, construcciones y espacios arquitectónicos a la manera de grandes naturalezas muertas en las que confluye un silencio inusitado y casi sepulcral. A través de este recorrido se perciben algunos de los cambios experimentados por la fotografía objetiva hacia planteamientos con renovados aires de actualidad.

Si los trabajos del multidisciplinar Dan Graham conducen nuestra mirada hasta la repetición minimalista de la ordenación urbana, los interiores de Thomas Ruff y de Stephen Shore funcionan como depósitos de la memoria. Las obras asépticas de Thomas Struth, así como las de Evelyn Hofer, Hanna Collins, Najjar y Martí Ansón nos hablan de la ciudad como lugar para la convivencia. María Zárraga, Oliver Boberg y Jorge Ribalta se recrean en la composición de escenarios artificiales para hablarnos de la realidad como mera ficción. Asimismo, las escultóricas obras de Jocelyne Alloucherie y Humberto Rivas vuelven ostensible la elocuencia del silencio: sus fotografías de edificios fantasmas exploran paisajes muy a menudo en el límite de lo visible, como si se tratara de extrañas apariciones o intuiciones captadas por el objetivo de la cámara en ese preciso instante en el que existencia e inexistencia se dan la mano. Las fotografías de Candida Höffer, Korfmann y Sergio Belinchón nos invitan a penetrar en el interior del propio espacio museístico. Se trata de piezas exquisitas, ordenadas, armoniosas, especialmente contemplativas, como la composición del espacio y la atmósfera que el propio museo es capaz de crear.

Por otra parte, Pep Agut subraya el vínculo del hombre con el espacio, y la imagen de la factoría abandonada de Edward Burtynsky contrasta con las desiertas estaciones de tren fotografiadas por Manfred Hamm. También Monserrat Soto y Valentín Vallhonrat nos trasladan al espacio monumental, estableciendo una reflexión sobre los límites, las barreras, muros o fronteras incapaces de contener la imperiosa necesidad de libertad. Cualquier construcción de este tipo cede al tránsito: los arcos que separan la ciudad del desierto son, en verdad, aperturas de la mirada la extensión sin fin del desierto.

La muestra incluye también algunas obras de formatos más reducidos. Junto a las de Joaquim Gomis o las misteriosas imágenes de Tomio Seike realizadas en París, los trabajos de Lee Friedlander basados en las distorsiones que provoca el cristal. Las arquitecturas efímeras de Michael Kenna reformulan de manera original la mirada romántica del paseante ante un mar de niebla. El paisaje aterrador e inhóspito, como el de las tempestades, que funde belleza y misterio y que atrae al viajero, se transforma aquí en signos casi imperceptibles del paso del hombre, restos testimoniales de lo que existió, leves estructuras insertas en un mar insólito.

Varios textos aforísticos del escritor Bruno Mesa acompañan al recorrido expositivo.