Menu
Menú
Cerrar
Más info
Adrián Alemán

12 abr 2024 > 25 ago 2024

Doble ciego

Adrián Alemán

TEA Tenerife Espacio de las Artes acoge hasta el 25 de agosto la exposición Doble ciego del artista Adrián Alemán (San Cristóbal de La Laguna, 1963). La exposición, curada por Néstor Delgado, podrá visitarse de manera gratuita de martes a domingo y los festivos de 10:00 a 20:00 horas

Doble ciego es un ensayo escriptovisual en el que se trama una particular genealogía de la apariencia a partir de vestigios históricos tomados como imágenes. Tras habitar lo que podríamos considerar un pecio urbano —un antiguo edificio que fue sede de la logia masónica Añaza nº 270 hasta 1936 y permanece cerrado desde 1990 tras sufrir entre esos años diversas vicisitudes— la iconografía simbólica del edificio, y su particular acontecer, devienen imagen de las contradicciones sociopolíticas, también estéticas, en el tránsito de los siglos XIX y XX.

Seguir leyendo...

Fechas: 12/04/2024 > 25/08/2024

Ubicación: Sala C (Planta 0) consulta el mapa

Martes a domingo de 10.00 a 20.00 h
Lunes cerrado, excepto festivo

14

Adrián Alemán

Fotografía de Teresa Arozena

Fotografía de Teresa Arozena

24

34

Fotografía de Teresa Arozena

Fotografía de Teresa Arozena

Fotografía de Teresa Arozena

Fotografía de Teresa Arozena

44

Cerrar

Fechas: 12/04/2024 > 25/08/2024

Ubicación: Sala C (Planta 0) consulta el mapa

De martes a domingo, de 10:00 a 20:00 horas

12 abr 2024 > 25 ago 2024

Doble ciego

Adrián Alemán

Adrián Alemán

TEA Tenerife Espacio de las Artes acoge hasta el 25 de agosto la exposición Doble ciego del artista Adrián Alemán (San Cristóbal de La Laguna, 1963). La exposición, curada por Néstor Delgado, podrá visitarse de manera gratuita de martes a domingo y los festivos de 10:00 a 20:00 horas

Doble ciego es un ensayo escriptovisual en el que se trama una particular genealogía de la apariencia a partir de vestigios históricos tomados como imágenes. Tras habitar lo que podríamos considerar un pecio urbano —un antiguo edificio que fue sede de la logia masónica Añaza nº 270 hasta 1936 y permanece cerrado desde 1990 tras sufrir entre esos años diversas vicisitudes— la iconografía simbólica del edificio, y su particular acontecer, devienen imagen de las contradicciones sociopolíticas, también estéticas, en el tránsito de los siglos XIX y XX.

Cabría llamarlo espacio si entendiéramos el término, siguiendo a Lefebvre, como algo construido, pero no solo en términos arquitectónicos, algo producido por unas prácticas, unas normas, unas historias, unos sujetos (unos procesos de subjetivación) … La mirada del artista sobre ese espacio, leyendo el edificio a contrapelo, convierte su vibrante vacío, en un condensador de ecos de espacio-tiempos pasados. Esta «construcción laboriosa y artesana de una envoltura para un punto de indiscernibilidad» genera su propio aquí y ahora: un lugar geográfico —unas islas al oeste de África— marcado por su desplazamiento y un momento estético —el actual— que parece querer remontar las inquietudes decoloniales que se remueven en esta propuesta hacia un pasado de redención en el que se sublimarían, precisamente, las contradicciones históricas.

El acontecer de la imagen —que se reclama como dispositivo de sentido— y el tener-lugar del texto —que rinde cuentas con la modernidad—, vueltos sobre sí, re-flexionados, no tienen como finalidad, como telos, mirar un espacio, sino trabajar activamente en la espacialización de la mirada, diagramar sus múltiples mediaciones y, al mismo tiempo y finalmente, agavillarlas en un condensador de desolación, en una síntesis de fragmentos de la historia sobre fondo de barbarie.