Menú
Menú
Cerrar

COLECCIÓN ORDÓÑEZ – FALCÓN DE FOTOGRAFÍA (COFF)

La Colección ORDÓÑEZ – FALCÓN DE FOTOGRAFÍA (COFF) está considerada, actualmente, como la Colección privada de fotografía más importante de España. TEA Tenerife Espacio de las Artes incorporó en 2010 a sus colecciones esta importante Colección, depositada en este centro de arte en virtud de un acuerdo de suscrito entre el Cabildo Insular de Tenerife y la Fundación COFF, representada por el coleccionista Enrique Ordóñez. Así se reúnen en TEA un conjunto de  algo más de mil trescientas obras fotográficas, pertenecientes a distintos períodos, autores y estilos. La Colección (COFF) se corresponde con un período temporal amplio; desde principios de la década de 1920 hasta los primeros años de 2000, siendo las piezas más antiguas varias obras de Man Ray, Alexander Rodchenko y Cunningham de 1920; y algunas de las más cercanas al presente, diversas obras de Ignacio Aballí y Juan Urrios de 2002; de 2004 de la fotógrafa Jocelyne Alloucherie, o incluso las realizadas por Hannah Collins en 2004 y 2005.

imagen
COLECCIÓN ORDÓÑEZ – FALCÓN DE FOTOGRAFÍA (COFF)

Esta Colección ejemplifica las principales corrientes fotográficas del siglo XX y de sus protagonistas, de modo que, a través de las obras y de los autores que la alimentan es posible reconstruir lo que podría denominarse “una pequeña historia de la fotografía”. Varios ejes temáticos son visibles en esta colección: la fotografía experimental y de vanguardia, los denominados nuevos realismos, el retrato y la fotografía de arquitectura. Son, en este sentido, destacables, por ejemplo, la presencia de varios fotógrafos de las vanguardias europeas de los años veinte y treinta: Robert Disraeli, Jaroslav Fabinger o Alexander Rodchenko; los surrealistas Brassaï y Georges Hugnet; Dora Maar, Sasha Stone o el vanguardiasta Catala Pic; y una representación importante de las fotografías experimentales de Man Ray. Asimismo, constituye un capítulo de excepción la presencia de la fotografía norteamericana, desde los artistas de los años treinta Berenice Abbot y Evans Walker; la contribución del fotógrafo del medio siglo William Klein, hasta llegar a otros destacadísimos nombres de la tradición norteamericana, entre ellos Stephen Shore –quien expuso en el MOMA con tan solo 24 años y cuya influencia de sus escenas norteamericanas no ha dejado de condicionar nuestra percepción de aquel país–; el espiritualista de la Naturaleza Ansel Adams, o la ya clásica serie de fotografías de Richard Prince. También,  destacan, en esta misma tradición,  los nombres de la espectacular serie mínima de Duane Michals, The fallen angel (1968); las obras de Evelyn Hofër o, incluso, las sorprendentes fotografías de Joel-Peter Witkin; tradición a la que podríamos sumar la presencia de fotógrafo norteamericano de origen inglés Paul Graham.

Por otra parte, es muy significativa la presencia de diversas obras de los fotógrafos de la denominada Escuela de Düsselorf: Andreas Gursky, Candida Höfer, Axel Hütte, Sigmar Polke, Thomas Struth, e incluso Thomas Ruff, autor representado por varias series fotográficas de enorme interés y relevancia, y de quien TEA posee una importante instalación fotográfica en su biblioteca pública.  Asimismo, llama la atención la presencia de los fotoconceptualistas de la Escuela de Vancouver, de la que se encuentran representados en esta Colección importantes obras de Roy Ardey, Ken Lum, Jeff Wall e Ian Wallace.

Sin duda, otro capítulo realmente excepcional está protagonizado por la fotografía española, representada por diversos nombres, de entre los que podríamos destacar fotógrafos de la categoría de Gabriel Cualladó –Premio Nacional de Fotografía en 1994– y otros de reconocido prestigio internacional como Jorge Ribalta, Xavier Rivas, Andrés Serrano, Valentín Vallhonrat o la también pintora Carmen Calvo. La presencia de Joan Fontcuberta resulta más que remarcable, representado en la Colección COFF con varias series fotográficas ciertamente relevantes. Otro episodio de mucho interés es el que se refiere a un grupo de autores de un indiscutible prestigio internacional y en cierto modo no clasificables. Nos referimos a Wolfgang Tillmans, representado en la Colección por varias de sus mejores piezas; así como las series del nórdico Esko Männikkö y del fotógrafo chino Zhang Huan, de quien esta colección posee la espectacular y muy importante serie Family Tree (2000). 

En este sitio web usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.cerrar