Menu
Menú
Cerrar
  • Impasse

Impasse

Beatriz Lecuona (Santander, 1978) y Óscar Hernández (Garachico, 1978), que muestran en Área 60 su "Impasse", ‘bañan' al espectador con una catarata de pintura negra cargada de metáforas y múltiples lecturas que habla del arte del ayer y del mañana. "Impasse" es, según sus creadores, "una máquina de deseos constantes" a través de la cual han querido invitar al espectador a entrar "en la esencia de la pintura", una "pintura sin marcos" ni ataduras, una obra que se aleja mucho de la forma tradicional de acercarse a contemplar una pintura.

"Queríamos quitarle todo el aura a la pieza, quitarle el marco al cuadro. Queríamos que el espectador se mojara de verdad", explica Óscar Hernández sobre este trabajo que alude a su vez de "la desacralización" de las piezas de arte. "El sonido que hace la máquina al funcionar, las manchas de pigmento que se van generando en este espacio y el olor de la pintura fresca son parte de la obra, parte de este Impasse que proyecta imágenes abatidas, derretidas que nos recuerdan que vivimos en un mundo que está en cambio constante, en el que nada dura. Nosotros queríamos dar sentido a ese tiempo que fluye", continúa Hernández mientras reconoce que esta cascada negra -color que nace de la mezcla de varios pigmentos- tiene "mucho de memoria" ya que en ella están sin estar las imágenes que han alimentado su ser, sus miradas.

Impasse

"Aquí está gran parte de lo que somos, parte del arte que hemos asumido", indica su compañera Beatriz Lecuona. Pero además de las múltiples metáforas que habitan en este trabajo que habla de cambios en el arte, de su devenir y de su pasado, también hay en este Impasse (palabra francesa que significa "situación de difícil o imposible resolución donde no se produce avance alguno") una especie de homenaje a las máquinas, a lo industrial. Es por ello, por lo que esta instalación, que también ha contado con la colaboración de ingenieros y físicos, no oculta sus órganos vitales dejando al descubierto las tuberías, los grifos y las piezas que hacen que la pintura caiga y se renueve constantemente. "Nos interesa bastante que se vea la ilusión de esa cascada, que el artificio esté visible", continúa el artista.

Impasse es la tercera propuesta que se presenta en Área 60, el laboratorio de ideas de TEA Tenerife Espacio de las Artes que este año está comisariado por Claudio Marrero y en el que ya han descubierto sus trabajos otros jóvenes creadores como Laura Benavente Sovieri y Raph Kistler. La iniciativa que ha llevado a que este centro de arte dedique una de sus salas a las nuevas propuestas ideadas por la nueva generación de artistas tanto canarios como foráneos recibe el aplauso de Beatriz Lecuona y Óscar Hernández quienes consideran que "iniciativas como estas hacen que TEA Tenerife Espacio de las Artes sea un centro vivo, generador de arte".

Beatriz Lecuona y Óscar Hernández, licenciados en Bellas Artes por la Universidad de La Laguna, además de creadores, también han comisariado diferentes proyectos expositivos como pueden ser Siempre son otros los que mueren o Desórdenes. Lecuona y Hernández son autores, entre otros trabajos, de De cómo hacer de una silla un banco (Ateneo de La Laguna), Método breve para la obtención del pan (Academia Crítica) o Acampar (en) la imagen (La Caixa, La Laguna). Además de ello, sus ideas hechas arte han formado parte de numerosas muestras colectivas, entre las que cabe destacar Posturas impropias, Fotonoviembre 2003 o Islas móviles. Resaltar por otra parte que algunas de las piezas que firman conjuntamente Beatriz Lecuona y Óscar Hernández han sido merecedoras premio en distintos certámenes artísticos (primero de Escultura del V Certamen de Jóvenes Artistas del Cabildo de Tenerife o el segundo regional de Artes Plásticas-Escultura de CajaCanarias).

Impasse